fbpx

Juegos educativos, método «montessoriano».

Juegos educativos inspirados en el método «montessoriano» para acompañar el crecimiento de los niños, que son por naturaleza, curiosos y creativos.

«El niño que tiene libertad y oportunidad de manipular y usar su mano en una forma lógica, con consecuencias y usando elementos reales, desarrolla una fuerte personalidad».

María Montessori.

Productos de inspiración «montessoriana» para regalar:

En primer lugar:

Para los más pequeños.

«La educación empieza desde el nacimiento».

María Montessori.

Objetos que ayudarán al desarrollo a través de los sentidos, principalmente visual, auditivo y táctil.

«El trabajo de los niños no produce un objeto material, sino que crea la humanidad misma: no una raza, una casta, un grupo social, sino toda la humanidad».

María Montessori.

En segundo lugar:

Guía para padres.

«La figura del niño se presenta poderosa y misteriosa, y debemos meditar sobre ella para que el niño, que cierra en sí el secreto de nuestra naturaleza, se convierta en nuestro maestro».

Maria Montessori.

Así, Montessori creía en el trabajo autónomo del niño y en favorecer las condiciones necesarias para el desarrollo de las actividades de aprendizaje espontáneas.

«El adulto debe ser humilde y aprender del niño a ser grande».

María Montessori.

Además,

Seguridad.

Muebles a medida de los niños que les permiten participar en las actividades cotidianas que a veces, debido a la altura, no son posible de alcanzar.

«El adulto debe dar y hacer lo que es necesario para que el niño pueda útilmente actuar solo: si hace menos de lo necesario, el niño no puede actuar útilmente; si el adulto hace más de lo necesario, y por eso se impone o se sustituye al niño, apaga sus impulsos…».

María Montessori.

Motricidad.

Juguetes para estimular la imaginación y también la coordinación ojo-mano. Sirven para reconocer el color y la forma.

Por otra parte:

Música.

«Se trata de poner al alcance del pueblo la música, con conciertos en las plazas públicas, o haciendo cada vez más accesibles a cada clase social las salas de conciertos. Pero, ¿no sería todo esto como poner en circulación las ediciones populares de Dante, en un pueblo de analfabetos? Es la educación lo que se necesita primero: sin ella, he aquí un pueblo de sordos, al que se le niega todo goce musical».

María Montessori.

Los niños podrán disfrutar de la diversión de explorar el ritmo y las melodías, como así también estimular el sentido del oído.

Acerca del silencio…

«El silencio agudiza nuestras sensibilidades. Al estar en silencio, no solo podemos escuchar con más atención la palabra del otro, y, por lo tanto, «encontrarlo», sino que podemos captar profundamente la realidad que nos rodea. Es importante entonces permitir al niño vivir también esta dimensión, preservando siempre para él una relación de recepción y apoyo».

María Montessori.
Destreza.

Juguetes para experimentar situaciones cotidianas de manera lúdica y ponerse a la prueba. Ayuda, de este modo, a entrenar las habilidades motoras.

«Quien no comprende que enseñar a un niño a comer, a lavarse, a vestirse, es un trabajo mucho más largo, difícil, y paciente que alimentarlo, lavarlo, vestirlo. Todo lo que es ayuda inútil, es impedimento al desarrollo de las fuerzas naturales».

María Montessori.

El juguete con agujeros de madera podrá ayudar a los niños a realizar actividades de enhebrado y así desarrollar, de hecho, sus habilidades, cultivar la motricidad fina y coordinar la relación ojo-mano.

Para continuar con:

Equilibrio.

Juegos educativos basados en el método «montessoriano» para estimular la inteligencia y la creatividad infantil y poder explorar especialmente, la forma, el color y el movimiento.

Seguidamente:

Movimiento.

Con estos juegos lograrán mayor destreza y capacidad de movimiento.

Sensibilidad Sensorial.

Juguetes creados sobre todo, para facilitar la concentración, la sensibilidad sensorial, la habilidad motora y el desarrollo del lenguaje descriptivo.

«No podemos crear observadores diciendo a los niños: «¡Observad!», sino dándoles el poder y los medios para tal observación, y estos medios se adquieren a través de la educación de los sentidos».

María Montessori.

Memoria.

«La primera premisa para el desarrollo del niño es la concentración. El niño que se concentra es inmensamente feliz».

María Montessori.

Asimismo:

Primero:

Bloques permanencia de los objetos.

El niño tiene que dejar caer la pelota en el agujero de la caja, que rodará fuera, en la bandeja adjunta, permitiendo la experiencia de ver, que la pelota no desapareció.

Segundo:

Palo de lluvia.

Estimula los sentidos con las vibrantes cuentas y los tranquilizantes sonidos de las gotas de lluvia. El diseño perfecto de la forma facilita aún más, el agarre, a los más pequeños.

Por último:

Lote de sonajeros de Madera.

Bloques de madera huecos y transparentes que contienen pequeñas cuentas. Permite al niño ver a través de los bloques, así como también jugar con sonidos y colores.

Posteriormente:

Matemática.

Materiales de aproximación a la matemática que ayudarán a los niños, con los números y las operaciones, de modo práctico y lúdico.

«El medio ambiente debe ser rico en motivos de interés que se dan a las actividades e inviten al niño a conducir sus propias experiencias».

María Montessori.

A continuación:

Luego:

Juguetes de división.

Jugar con las palabras.

«Por lo tanto, cuando hablamos de la «libertad» del pequeño niño, no nos referimos a las acciones exteriores desordenadas que los niños abandonados a sí mismos realizarían como un desahogo de una actividad sin fin, pero damos la palabra en sentido profundo de liberación de su vida de obstáculos que impiden su normal desarrollo».

María Montessori.

«Favorecer el silencio no significa, sin embargo, imponerlo, silenciando al niño, sino creando las condiciones para que se manifieste espontáneamente: ofreciendo al niño un ambiente no ruidoso, no interrumpiéndolo verbalmente cuando desarrolla con interés una actividad, permitiéndole observar un insecto que capta su atención o un guijarro recogido en el suelo, sin querer ser siempre interpretado con nuestras palabras de sus pensamientos».

María Montessori.

Luego:

Rompecabezas.

Además:

Tangram.

O también:

Bloques.

«El trabajo manual con un propósito práctico ayuda a adquirir una disciplina interior».

María Montessori.
Juego de simulación, tales como:

Para finalizar con: